Monday, September 25, 2023

Por Qué La Reescritura de las Princesas de Disney es un Poco Sexista

Victoria Pedraza | 12/9/2023


La reescritura de las princesas clásicas de Disney (y otras películas icónicas) se ha convertido en una tendencia en los últimos años, con muchos creadores y cineastas intentando modernizar personajes emblemáticos a través de remakes en acción real. Estos esfuerzos parecen ser en nombre de la diversidad, la representación y el empoderamiento femenino. Sin embargo, creo que el enfoque tomado por el estudio ha adquirido un matiz sexista.


Esta discusión es crucial porque resalta el delicado equilibrio entre actualizar estos personajes queridos e inadvertidamente reforzar estereotipos de género perjudiciales. En este ensayo, exploraremos las complejidades en torno a la reescritura de las princesas de Disney y por qué a veces puede percibirse como un poco sexista, a pesar de las buenas intenciones.


El problema con la reescritura de las princesas clásicas de Disney


El acto de reescribir a las princesas clásicas de Disney puede, paradójicamente, considerarse sexista debido a las consecuencias no deseadas que a menudo conlleva. Si bien el objetivo suele ser empoderar y diversificar a los personajes femeninos, puede desvalorizar inadvertidamente los atributos femeninos tradicionales en favor de los valores masculinos tradicionales.


A pesar de que Disney tiene muchas películas en acción real (y remakes), me centraré en las películas de princesas. En este punto, estas son Cenicienta, Maléfica, La Bella y la Bestia, Aladdín, Mulán y La Sirenita. Mi intención no es criticar las películas, sino más bien los personajes que están siendo reescritos para encajar en nuevas narrativas.


Lo bueno y lo malo


Disfruté mucho del remake de Cenicienta, con Lily James ofreciendo una interpretación que se mantuvo fiel a la historia original mientras inyectaba elementos frescos al personaje. El personaje de Cenicienta, en particular, es muy parecida, o incluso igual, a la amada princesa de la película clásica de 1950. Los valores fundamentales encarnados por la princesa original brillaron en esta nueva versión, y la historia ampliada, que profundizó en la tragedia de la muerte de sus padres, aportó una mayor resonancia emocional a la narrativa.


De manera similar, podría expresar sentimientos similares sobre Maléfica. Aunque no es estrictamente un remake, más bien se trata de una cautivadora historia de origen de villanos. Encontré que enriqueció al personaje de Maléfica y ofreció nuevas dimensiones al personaje de Aurora.


En Maléfica, la exploración del pasado de Maléfica permitió una comprensión más profunda de sus motivaciones y complejidades internas, transformándola de un villano unidimensional en un personaje multifacético. La interpretación de Angelina Jolie aportó una profundidad intrigante al personaje, haciéndola tanto formidable como alguien por quien se puede sentir empatía.


Además, el personaje de Aurora también recibió nuevas capas en esta re-imaginación. Su evolución en la relación con Maléfica, desde el miedo hasta la comprensión y, finalmente, una conexión única, proporcionó una dinámica más intrincada y atractiva entre los dos personajes.


La versión de La Bella y la Bestia en 2017 inicialmente despertó mi interés, impulsado por la nostalgia por Bella y mi admiración por Emma Watson. Sin embargo, al examinarla más de cerca, quedó claro que los intentos de enriquecer a los personajes dejaron mucho que desear. Si bien la interpretación de Watson como Bella fue buena, el desarrollo de personajes en general quedó corto. Aunque la película introdujo antecedentes y motivaciones, carecieron de la profundidad emocional necesaria para conectar con el público. El pasado de Bella, por ejemplo, se mencionó, pero no impactó profundamente en su desarrollo como personaje.


Aladdín enfrentó aún mayores desafíos en su intento de enriquecer la trama. Aunque hubo una clara intención de desarrollar el personaje de Jasmine, parecía que los cineastas perdieron de vista el hecho de que ella no es la protagonista central; después de todo, la película se titula Aladdín. El mensaje de igualdad de género de la película, aunque bien intencionado, a veces resultaba demasiado obvio, lo que le restaba fuerza.


Luego está Mulán. En la original, el amor de Mulán por su padre la impulsa a tomar su lugar en el ejército. No es una guerrera habilidosa, pero su valentía brilla. Sin embargo, en el remake, parece que la presentan como una superhumana, lo que socava la profundidad emocional de su decisión de arriesgar su vida por su padre. Además, por alguna razón, eliminaron personajes queridos para hacer que Mulán fuera más independiente y, en el proceso, le quitaron parte de su humanidad.


En cuanto al remake de La Sirenita, me acerqué a él con una mezcla de anticipación y temor. La película animada original ocupa un lugar especial en muchos corazones, y estaba intrigado por ver cómo sería re-imaginada. Sin embargo, mi entusiasmo inicial se convirtió en decepción a medida que el remake luchaba por capturar la esencia de lo que hacía que la original fuera tan querida.


El desarrollo del personaje en el remake parecía carecer, con aspectos cruciales del crecimiento de Ariel sintiéndose apresurados y subdesarrollados. A pesar de momentos brillantes ocasionales, la película luchó por reavivar la magia y el encanto de la original, evocando una sensación de nostalgia por el clásico animado.


La devaluación de los atributos femeninos tradicionales


Cuando se re-imaginan a las princesas clásicas de Disney, a menudo se desplazan los atributos femeninos tradicionales como la bondad, la empatía y el cariño en favor de valores masculinos tradicionales como la fuerza y la dominación. Este cambio puede ser perjudicial, especialmente para las niñas a las que se les enseña de manera implícita, que estos atributos femeninos tradicionales son menos valiosos que sus contrapartes masculinos.


Por ejemplo, si un personaje como Cenicienta fuera reescrito como una persona ferozmente dominante y físicamente fuerte, el mensaje transmitido es que los atributos femeninos tradicionales son débiles o indeseables. Esto socava la idea de que la fuerza puede manifestarse en diversas formas, incluida la resistencia emocional y la compasión. Al favorecer valores tradicionalmente masculinos sobre los femeninos, corremos el riesgo de perpetuar el antiguo estereotipo de que los atributos tradicionalmente masculinos son inherentemente superiores.


La importancia de abarcar los atributos femeninos tradicionales


Es crucial reconocer la importancia de abarcar los atributos femeninos tradicionales y no desvalorizarlos. Estos atributos, como la bondad, la empatía y el cariño, no son debilidades, sino fortalezas en sí mismos. Pueden ser igual de vitales que los atributos masculinos tradicionales y ofrecer una perspectiva única sobre la vida y las relaciones.


Además, abrazar estos atributos femeninos tradicionales puede beneficiar tanto a hombres como a mujeres. La compasión y la empatía, por ejemplo, son fundamentales para construir relaciones saludables y fomentar una sociedad más empática. Reconocer que la fuerza puede encontrarse en cualidades tradicionalmente asociadas con las mujeres permite una visión más inclusiva y equilibrada de los roles de género.


Conclusión y mensaje final


El deseo de reescribir a las princesas clásicas de Disney puede ser, en parte, bien intencionado. La idea general es hacer que los personajes sean más independientes y empoderados, con la esperanza de que sirvan como modelos a seguir para las niñas. Sin embargo, es fundamental reconocer que Disney ya ha introducido varios personajes que encarnan estas cualidades sin necesidad de una reescritura importante.


Personajes como Merida de Valiente son ejemplos destacados. Ella desafía los roles de género tradicionales al destacarse en el tiro con arco y participar activamente en una competencia por su propia mano en matrimonio. La feroz determinación y la autosuficiencia de Merida la convierten en un modelo a seguir convincente para las jóvenes espectadoras.


De manera similar, Tiana de La Princesa y el Sapo es un testimonio del trabajo duro, la ambición y la determinación. Su sueño de toda la vida de abrir un restaurante está impulsado por sus esfuerzos incansables y su perseverancia, inspirando a las niñas a perseguir sus aspiraciones con una dedicación inquebrantable.


Además, el personaje recientemente introducido de Maribel de Encanto muestra un aspecto diferente del empoderamiento. Su capacidad para cuestionar y redefinir las expectativas de su familia demuestra que la fuerza se manifiesta de muchas formas, y la individualidad debe ser celebrada.


Es fundamental reconocer la importancia de reevaluar y adaptar personajes para reflejar los valores cambiantes de la sociedad. De hecho, Disney ha presentado una amplia gama de princesas que encarnan la independencia y el empoderamiento. En lugar de alterar a las princesas clásicas de Disney, podríamos considerar aceptarlas tal como son y apreciar los valores atemporales que representan, como la bondad, la compasión y la empatía.


En lugar de reescribir los clásicos, nuestro enfoque debería centrarse en elevar y celebrar a estos personajes establecidos y, al mismo tiempo, crear nuevos que rompan estereotipos y empoderen a las niñas de maneras innovadoras e inspiradoras. Este enfoque permite un rico tapiz de personajes que pueden resonar con una gama más amplia de audiencias, honrando la tradición e impulsando el progreso.


No comments:

Post a Comment

Explorando el feminismo a través de la obra de Teresa de la Parra

Victoria Pedraza | 2/15/2024 En el ámbito de la literatura, ciertas figuras destacan no solo por su destreza literaria, sino también por su ...

Contact Form

Name

Email *

Message *