Thursday, September 28, 2023

Iconic Suffragettes of the World: Pioneers in the Fight for Women's Rights

Victoria Pedraza | 9/18/2023

The suffragette movement, a groundbreaking chapter in the history of women's rights, was a relentless struggle for equality and justice. This pivotal movement, spanning continents and decades, was steered by remarkable women who dared to challenge the status quo. In this blog post, we'll delve into the lives of three iconic suffragettes who left an indelible mark on the path to gender equality. Their unwavering determination and courage continue to inspire women worldwide in their fight for equal rights.

Emmeline Pankhurst


Early Life and Involvement in the Suffragette Movement

Emmeline Pankhurst, born in 1858 in Manchester, England, was a trailblazing suffragette whose dedication to the cause of women's suffrage was unwavering. Her journey into activism began when she joined the Independent Labour Party in 1903.

Founding of the Women's Social and Political Union (WSPU)

In 1905, Emmeline Pankhurst founded the Women's Social and Political Union, a militant suffragette organization committed to using direct action tactics. This marked a significant shift in the suffragette movement, as Pankhurst and her followers pursued more radical methods, including protests, civil disobedience, and even acts of vandalism.

Imprisonment and Hunger Strikes

Pankhurst's fearless leadership led to multiple arrests and imprisonments. Remarkably, she and her fellow suffragettes resorted to hunger strikes while in prison, a desperate and often life-threatening protest method. Their unwavering commitment to the cause ultimately forced the government to implement the "Cat and Mouse Act," which temporarily released hunger-striking suffragettes until they regained their strength, only to be rearrested later.

Susan B. Anthony

Early Life and Involvement in Women's Rights

In the United States, Susan B. Anthony is celebrated as one of the most influential suffragettes in history. Born in 1820, she dedicated her life to the pursuit of women's rights. Her journey began with a focus on the abolitionist movement but soon shifted toward women's suffrage.

Co-founding of the National Woman Suffrage Association

In 1869, Anthony, alongside Elizabeth Cady Stanton, co-founded the National Woman Suffrage Association (NWSA). This organization worked tirelessly to secure women's voting rights through a constitutional amendment.

Arrest and Trial for Voting Illegally

Anthony's relentless pursuit of suffrage led her to cast a vote in the 1872 presidential election, a daring act in a time when women were denied the right to vote. She was subsequently arrested and put on trial. Although she was found guilty, her actions helped raise awareness about the suffrage movement and its goals.

Millicent Fawcett

Early Life and Involvement in the Suffragette Movement

In the United Kingdom, Millicent Fawcett was a prominent suffragette whose approach differed markedly from Pankhurst's militancy. Born in 1847, she advocated for suffrage through peaceful and non-violent means.

Founding of the National Union of Women's Suffrage Societies (NUWSS)

Fawcett's commitment to peaceful protest led to the founding of the National Union of Women's Suffrage Societies (NUWSS) in 1897. This organization aimed to secure suffrage through legal channels, using petitions, public meetings, and educational campaigns.

Advocacy for Peaceful Protests and Non-violent Tactics

Fawcett's leadership emphasized peaceful protests and non-violent tactics, in stark contrast to the more radical approach of the WSPU. Her efforts laid the groundwork for the eventual success of the suffrage movement in the UK.

Alice Paul

Early Life and Involvement in the Suffragette Movement

Alice Paul, born in 1885 in New Jersey, USA, was a pivotal figure in the American suffragette movement. She was exposed to activism early in life through her Quaker upbringing, which emphasized social justice and gender equality.

Leadership in the National Woman's Party (NWP)

In 1916, Alice Paul co-founded the National Woman's Party (NWP), a more militant suffragette organization compared to the mainstream National American Woman Suffrage Association. The NWP employed protests, hunger strikes, and picketing the White House to advocate for a constitutional amendment for women's suffrage.

Role in the Passage of the 19th Amendment

Paul's dedication and strategic activism played a significant role in the eventual passage of the 19th Amendment in 1920, granting American women the right to vote. Her unwavering commitment and ingenious advocacy showcased the power of persistence in the face of adversity.

Christabel Pankhurst

Early Life and Involvement in the Suffragette Movement

Christabel Pankhurst, born in 1880 in Manchester, England, was a prominent suffragette and daughter of Emmeline Pankhurst. Inspired by her mother's dedication, Christabel became deeply involved in the suffragette movement from a young age.

Leadership in the Women's Social and Political Union (WSPU)

Christabel, alongside her mother, was a driving force behind the Women's Social and Political Union (WSPU). Her strategic brilliance and tenacity in advocating for women's suffrage propelled the WSPU to the forefront of the suffragette movement in the United Kingdom.

Suffragette Tactics and Legacy

Under Christabel's leadership, the WSPU utilized disruptive tactics to draw attention to their cause, including hunger strikes and acts of civil disobedience. Despite facing imprisonment and adversity, Christabel's unyielding spirit and strategic acumen were instrumental in advancing the suffragette movement, leaving an enduring legacy for future generations of women fighting for equality.

The Suffragette Movement's Lasting Legacy

The suffragette movement, characterized by the fearless leadership of iconic figures like Emmeline Pankhurst, Susan B. Anthony, Millicent Fawcett, Alice Paul, and Christabel Pankhurst, marked an indelible turning point in the relentless struggle for women's rights. These remarkable women, each armed with their own unique strategies and an unwavering commitment to the cause, shattered the shackles of convention and challenged deeply entrenched societal norms. Their collective efforts paved a transformative path for future generations of women, leaving an enduring legacy that resonates across time and borders.

The suffragettes were more than mere activists; they were catalysts for change. Their audacious actions, from hunger strikes to daring protests, challenged the status quo and demanded equal rights. In doing so, they shifted the conversation about women's suffrage from the periphery to the forefront of social and political discourse. Their courage in the face of adversity served as a rallying cry for countless women who yearned for a more equitable society.

Inspiration and Empowerment

The stories of these suffragette leaders continue to inspire and empower women worldwide. The legacy of Emmeline Pankhurst, Susan B. Anthony, Millicent Fawcett, Alice Paul, and Christabel Pankhurst reminds us that, even in the most challenging of circumstances, change is possible. Their unwavering determination, resilience, and belief in the righteousness of their cause are beacons of hope for those who still struggle against discrimination and inequality.

A Timely Reminder

As we pay homage to these pioneers, it is crucial to remember that the fight for women's rights is ongoing. Despite the significant progress made since the days of the suffragettes, gender-based disparities persist in various forms worldwide. It is our duty to carry forward the torch they lit, to honor their memory by continuing the struggle for equality and justice.

The suffragette movement serves as a timeless testament to the power of collective action and the resilience of those who dare to challenge the status quo. It reminds us that every voice, every action, and every act of courage can contribute to a more equitable world. In this ongoing journey toward gender equality, we stand on the shoulders of giants, drawing strength from their legacy as we work to build a future where women's rights are not just a dream but a universally recognized reality.

Sufragistas icónicas del mundo: Pioneras en la lucha por los derechos de las mujeres

Victoria Pedraza | 18/9/2023

El movimiento sufragista, un capítulo trascendental en la historia de los derechos de las mujeres, fue una lucha implacable por la igualdad y la justicia. Este movimiento crucial, que abarcó continentes y décadas, fue liderado por mujeres excepcionales que se atrevieron a desafiar el statu quo. En esta publicación, profundizaremos en la vida de tres sufragistas icónicas que dejaron una huella indeleble en el camino hacia la igualdad de género. Su determinación inquebrantable y valentía continúan inspirando a las mujeres de todo el mundo en su lucha por la igualdad de derechos.

Emmeline Pankhurst


Primeros años e involucramiento en el movimiento sufragista

Emmeline Pankhurst, nacida en 1858 en Manchester, Inglaterra, fue una sufragista pionera cuya dedicación a la causa del sufragio femenino era inquebrantable. Su incursión en el activismo comenzó cuando se unió al Partido Laborista Independiente en 1903.

Fundación de la Unión Social y Política de las Mujeres (WSPU)

En 1905, Emmeline Pankhurst fundó la Unión Social y Política de las Mujeres (WSPU), una organización sufragista militante comprometida con el uso de tácticas de acción directa. Esto marcó un cambio significativo en el movimiento sufragista, ya que Pankhurst y sus seguidoras emplearon métodos más radicales, incluidas protestas, desobediencia civil e incluso actos de vandalismo.

Encarcelamiento y huelgas de hambre

El liderazgo intrépido de Pankhurst la llevó a múltiples arrestos y encarcelamientos. Notablemente, ella y sus compañeras sufragistas recurrieron a huelgas de hambre mientras estaban en prisión, un método de protesta desesperado y a menudo peligroso. Su compromiso inquebrantable con la causa finalmente obligó al gobierno a implementar la "Ley del Gato y el Ratón", que liberaba temporalmente a las sufragistas en huelga de hambre hasta que recuperaban sus fuerzas, solo para ser arrestadas nuevamente más tarde.

Susan B. Anthony

Primeros años e involucramiento en los derechos de las mujeres

En Estados Unidos, Susan B. Anthony es celebrada como una de las sufragistas más influyentes de la historia. Nacida en 1820, dedicó su vida a la búsqueda de los derechos de las mujeres. Su trayectoria comenzó con un enfoque en el movimiento abolicionista, pero pronto se desplazó hacia el sufragio femenino.

Cofundación de la Asociación Nacional del Sufragio de la Mujer

En 1869, Anthony, junto a Elizabeth Cady Stanton, cofundó la Asociación Nacional del Sufragio de la Mujer (NWSA). Esta organización trabajó incansablemente para garantizar el derecho al voto de las mujeres a través de una enmienda constitucional.

Arresto y juicio por votar ilegalmente

La búsqueda incansable de Anthony por el sufragio la llevó a votar en las elecciones presidenciales de 1872, un acto audaz en una época en que a las mujeres se les negaba el derecho al voto. Posteriormente fue arrestada y llevada a juicio. Aunque fue declarada culpable, sus acciones ayudaron a crear conciencia sobre el movimiento sufragista y sus objetivos.

Millicent Fawcett

Primeros años e involucramiento en el movimiento sufragista

En el Reino Unido, Millicent Fawcett fue una sufragista prominente cuyo enfoque difería notablemente del activismo militante de Pankhurst. Nacida en 1847, abogaba por el sufragio a través de medios pacíficos y no violentos.

Fundación de la Unión Nacional de Sociedades de Sufragio de las Mujeres (NUWSS)

El compromiso de Fawcett con la protesta pacífica llevó a la fundación de la Unión Nacional de Sociedades de Sufragio de las Mujeres (NUWSS) en 1897. Esta organización buscaba asegurar el sufragio a través de canales legales, utilizando peticiones, reuniones públicas y campañas educativas.

Defensa de protestas pacíficas y tácticas no violentas

El liderazgo de Fawcett enfatizaba las protestas pacíficas y tácticas no violentas, en marcado contraste con el enfoque más radical de la WSPU. Sus esfuerzos sentaron las bases para el éxito eventual del movimiento sufragista en el Reino Unido.

Alice Paul

Primeros años e involucramiento en el movimiento sufragista

Alice Paul, nacida en 1885 en Nueva Jersey, EE. UU., fue una figura crucial en el movimiento sufragista estadounidense. Se expuso al activismo desde temprana edad a través de su educación cuáquera, que enfatizaba la justicia social y la igualdad de género.

Liderazgo en el Partido Nacional de la Mujer (NWP)

En 1916, Alice Paul cofundó el Partido Nacional de la Mujer (NWP), una organización sufragista más militante en comparación con la principal Asociación Nacional Estadounidense para el Sufragio de la Mujer. El NWP empleó protestas, huelgas de hambre y piquetes en la Casa Blanca para abogar por una enmienda constitucional para el sufragio de las mujeres.

Papel en la aprobación de la 19ª Enmienda

La dedicación y el activismo estratégico de Paul jugaron un papel importante en la eventual aprobación de la 19ª Enmienda en 1920, otorgando a las mujeres estadounidenses el derecho al voto. Su compromiso inquebrantable y su ingeniosa defensa demostraron el poder de la persistencia frente a la adversidad.

Christabel Pankhurst

Primeros años e involucramiento en el movimiento sufragista

Christabel Pankhurst, nacida en 1880 en Manchester, Inglaterra, fue una sufragista prominente y una hija de Emmeline Pankhurst. Inspirada por la dedicación de su madre, Christabel se involucró profundamente en el movimiento sufragista desde temprana edad.

Liderazgo en la Unión Social y Política de las Mujeres (WSPU)

Christabel, junto a su madre, fue una fuerza impulsora detrás de la Unión Social y Política de las Mujeres (WSPU). Su brillantez estratégica y tenacidad en la defensa del sufragio femenino impulsaron a la WSPU al frente del movimiento sufragista en el Reino Unido.

Tácticas sufragistas y legado

Bajo el liderazgo de Christabel, la WSPU utilizó tácticas disruptivas para llamar la atención sobre su causa, incluidas huelgas de hambre y actos de desobediencia civil. A pesar de enfrentar prisión y adversidades, el espíritu inquebrantable y el ingenio estratégico de Christabel fueron fundamentales para avanzar en el movimiento sufragista, dejando un legado perdurable para las futuras generaciones de mujeres que luchan por la igualdad.

El legado del movimiento sufragista

El movimiento sufragista, caracterizado por el intrépido liderazgo de figuras icónicas como Emmeline Pankhurst, Susan B. Anthony, Millicent Fawcett, Alice Paul y Christabel Pankhurst, marcó un punto de inflexión indeleble en la implacable lucha por los derechos de las mujeres. Estas mujeres notables, cada una armada con sus propias estrategias únicas y un compromiso inquebrantable con la causa, rompieron las cadenas de la convención y desafiaron normas profundamente arraigadas en la sociedad. Sus esfuerzos colectivos allanaron un camino transformador para las futuras generaciones de mujeres, dejando un legado perdurable que resuena a través del tiempo y las fronteras.

Las sufragistas fueron más que simples activistas; fueron catalizadores para el cambio. Sus audaces acciones, desde huelgas de hambre hasta audaces protestas, desafiaron el statu quo y exigieron igualdad de derechos. Al hacerlo, cambiaron la conversación sobre el sufragio femenino de la periferia al centro del discurso social y político. Su valentía frente a la adversidad sirvió como un grito de guerra para innumerables mujeres que anhelaban una sociedad más equitativa.

Inspiración y empoderamiento

Las historias de estas líderes sufragistas continúan inspirando y empoderando a las mujeres de todo el mundo. El legado de Emmeline Pankhurst, Susan B. Anthony, Millicent Fawcett, Alice Paul y Christabel Pankhurst nos recuerda que, incluso en las circunstancias más desafiantes, es posible el cambio. Su determinación inquebrantable, su resistencia y su creencia en la rectitud de su causa son faros de esperanza para aquellos que aún luchan contra la discriminación y la desigualdad.

Un oportuno recordatorio 

Al rendir homenaje a estas pioneras, es crucial recordar que la lucha por los derechos de las mujeres continúa. A pesar del progreso significativo desde los días de las sufragistas, las disparidades de género persisten en diversas formas en todo el mundo. Es nuestro deber llevar adelante la antorcha que encendieron, honrar su memoria al continuar la lucha por la igualdad y la justicia.

El movimiento sufragista sirve como un testimonio atemporal del poder de la acción colectiva y la resistencia de aquellos que se atreven a desafiar el statu quo. Nos recuerda que cada voz, cada acción y cada acto de valentía pueden contribuir a un mundo más equitativo. En este viaje continuo hacia la igualdad de género, nos apoyamos en los hombros de gigantes, encontrando fuerza en su legado mientras trabajamos para construir un futuro donde los derechos de las mujeres no sean solo un sueño, sino una realidad reconocida universalmente.

Monday, September 25, 2023

Por Qué La Reescritura de las Princesas de Disney es un Poco Sexista

Victoria Pedraza | 12/9/2023


La reescritura de las princesas clásicas de Disney (y otras películas icónicas) se ha convertido en una tendencia en los últimos años, con muchos creadores y cineastas intentando modernizar personajes emblemáticos a través de remakes en acción real. Estos esfuerzos parecen ser en nombre de la diversidad, la representación y el empoderamiento femenino. Sin embargo, creo que el enfoque tomado por el estudio ha adquirido un matiz sexista.


Esta discusión es crucial porque resalta el delicado equilibrio entre actualizar estos personajes queridos e inadvertidamente reforzar estereotipos de género perjudiciales. En este ensayo, exploraremos las complejidades en torno a la reescritura de las princesas de Disney y por qué a veces puede percibirse como un poco sexista, a pesar de las buenas intenciones.


El problema con la reescritura de las princesas clásicas de Disney


El acto de reescribir a las princesas clásicas de Disney puede, paradójicamente, considerarse sexista debido a las consecuencias no deseadas que a menudo conlleva. Si bien el objetivo suele ser empoderar y diversificar a los personajes femeninos, puede desvalorizar inadvertidamente los atributos femeninos tradicionales en favor de los valores masculinos tradicionales.


A pesar de que Disney tiene muchas películas en acción real (y remakes), me centraré en las películas de princesas. En este punto, estas son Cenicienta, Maléfica, La Bella y la Bestia, Aladdín, Mulán y La Sirenita. Mi intención no es criticar las películas, sino más bien los personajes que están siendo reescritos para encajar en nuevas narrativas.


Lo bueno y lo malo


Disfruté mucho del remake de Cenicienta, con Lily James ofreciendo una interpretación que se mantuvo fiel a la historia original mientras inyectaba elementos frescos al personaje. El personaje de Cenicienta, en particular, es muy parecida, o incluso igual, a la amada princesa de la película clásica de 1950. Los valores fundamentales encarnados por la princesa original brillaron en esta nueva versión, y la historia ampliada, que profundizó en la tragedia de la muerte de sus padres, aportó una mayor resonancia emocional a la narrativa.


De manera similar, podría expresar sentimientos similares sobre Maléfica. Aunque no es estrictamente un remake, más bien se trata de una cautivadora historia de origen de villanos. Encontré que enriqueció al personaje de Maléfica y ofreció nuevas dimensiones al personaje de Aurora.


En Maléfica, la exploración del pasado de Maléfica permitió una comprensión más profunda de sus motivaciones y complejidades internas, transformándola de un villano unidimensional en un personaje multifacético. La interpretación de Angelina Jolie aportó una profundidad intrigante al personaje, haciéndola tanto formidable como alguien por quien se puede sentir empatía.


Además, el personaje de Aurora también recibió nuevas capas en esta re-imaginación. Su evolución en la relación con Maléfica, desde el miedo hasta la comprensión y, finalmente, una conexión única, proporcionó una dinámica más intrincada y atractiva entre los dos personajes.


La versión de La Bella y la Bestia en 2017 inicialmente despertó mi interés, impulsado por la nostalgia por Bella y mi admiración por Emma Watson. Sin embargo, al examinarla más de cerca, quedó claro que los intentos de enriquecer a los personajes dejaron mucho que desear. Si bien la interpretación de Watson como Bella fue buena, el desarrollo de personajes en general quedó corto. Aunque la película introdujo antecedentes y motivaciones, carecieron de la profundidad emocional necesaria para conectar con el público. El pasado de Bella, por ejemplo, se mencionó, pero no impactó profundamente en su desarrollo como personaje.


Aladdín enfrentó aún mayores desafíos en su intento de enriquecer la trama. Aunque hubo una clara intención de desarrollar el personaje de Jasmine, parecía que los cineastas perdieron de vista el hecho de que ella no es la protagonista central; después de todo, la película se titula Aladdín. El mensaje de igualdad de género de la película, aunque bien intencionado, a veces resultaba demasiado obvio, lo que le restaba fuerza.


Luego está Mulán. En la original, el amor de Mulán por su padre la impulsa a tomar su lugar en el ejército. No es una guerrera habilidosa, pero su valentía brilla. Sin embargo, en el remake, parece que la presentan como una superhumana, lo que socava la profundidad emocional de su decisión de arriesgar su vida por su padre. Además, por alguna razón, eliminaron personajes queridos para hacer que Mulán fuera más independiente y, en el proceso, le quitaron parte de su humanidad.


En cuanto al remake de La Sirenita, me acerqué a él con una mezcla de anticipación y temor. La película animada original ocupa un lugar especial en muchos corazones, y estaba intrigado por ver cómo sería re-imaginada. Sin embargo, mi entusiasmo inicial se convirtió en decepción a medida que el remake luchaba por capturar la esencia de lo que hacía que la original fuera tan querida.


El desarrollo del personaje en el remake parecía carecer, con aspectos cruciales del crecimiento de Ariel sintiéndose apresurados y subdesarrollados. A pesar de momentos brillantes ocasionales, la película luchó por reavivar la magia y el encanto de la original, evocando una sensación de nostalgia por el clásico animado.


La devaluación de los atributos femeninos tradicionales


Cuando se re-imaginan a las princesas clásicas de Disney, a menudo se desplazan los atributos femeninos tradicionales como la bondad, la empatía y el cariño en favor de valores masculinos tradicionales como la fuerza y la dominación. Este cambio puede ser perjudicial, especialmente para las niñas a las que se les enseña de manera implícita, que estos atributos femeninos tradicionales son menos valiosos que sus contrapartes masculinos.


Por ejemplo, si un personaje como Cenicienta fuera reescrito como una persona ferozmente dominante y físicamente fuerte, el mensaje transmitido es que los atributos femeninos tradicionales son débiles o indeseables. Esto socava la idea de que la fuerza puede manifestarse en diversas formas, incluida la resistencia emocional y la compasión. Al favorecer valores tradicionalmente masculinos sobre los femeninos, corremos el riesgo de perpetuar el antiguo estereotipo de que los atributos tradicionalmente masculinos son inherentemente superiores.


La importancia de abarcar los atributos femeninos tradicionales


Es crucial reconocer la importancia de abarcar los atributos femeninos tradicionales y no desvalorizarlos. Estos atributos, como la bondad, la empatía y el cariño, no son debilidades, sino fortalezas en sí mismos. Pueden ser igual de vitales que los atributos masculinos tradicionales y ofrecer una perspectiva única sobre la vida y las relaciones.


Además, abrazar estos atributos femeninos tradicionales puede beneficiar tanto a hombres como a mujeres. La compasión y la empatía, por ejemplo, son fundamentales para construir relaciones saludables y fomentar una sociedad más empática. Reconocer que la fuerza puede encontrarse en cualidades tradicionalmente asociadas con las mujeres permite una visión más inclusiva y equilibrada de los roles de género.


Conclusión y mensaje final


El deseo de reescribir a las princesas clásicas de Disney puede ser, en parte, bien intencionado. La idea general es hacer que los personajes sean más independientes y empoderados, con la esperanza de que sirvan como modelos a seguir para las niñas. Sin embargo, es fundamental reconocer que Disney ya ha introducido varios personajes que encarnan estas cualidades sin necesidad de una reescritura importante.


Personajes como Merida de Valiente son ejemplos destacados. Ella desafía los roles de género tradicionales al destacarse en el tiro con arco y participar activamente en una competencia por su propia mano en matrimonio. La feroz determinación y la autosuficiencia de Merida la convierten en un modelo a seguir convincente para las jóvenes espectadoras.


De manera similar, Tiana de La Princesa y el Sapo es un testimonio del trabajo duro, la ambición y la determinación. Su sueño de toda la vida de abrir un restaurante está impulsado por sus esfuerzos incansables y su perseverancia, inspirando a las niñas a perseguir sus aspiraciones con una dedicación inquebrantable.


Además, el personaje recientemente introducido de Maribel de Encanto muestra un aspecto diferente del empoderamiento. Su capacidad para cuestionar y redefinir las expectativas de su familia demuestra que la fuerza se manifiesta de muchas formas, y la individualidad debe ser celebrada.


Es fundamental reconocer la importancia de reevaluar y adaptar personajes para reflejar los valores cambiantes de la sociedad. De hecho, Disney ha presentado una amplia gama de princesas que encarnan la independencia y el empoderamiento. En lugar de alterar a las princesas clásicas de Disney, podríamos considerar aceptarlas tal como son y apreciar los valores atemporales que representan, como la bondad, la compasión y la empatía.


En lugar de reescribir los clásicos, nuestro enfoque debería centrarse en elevar y celebrar a estos personajes establecidos y, al mismo tiempo, crear nuevos que rompan estereotipos y empoderen a las niñas de maneras innovadoras e inspiradoras. Este enfoque permite un rico tapiz de personajes que pueden resonar con una gama más amplia de audiencias, honrando la tradición e impulsando el progreso.


Why Rewriting the Classic Disney Princesses is a Little Sexist

 Victoria Pedraza | 9/12/2023


Rewriting classic Disney princesses (and other iconic movies) has become a trend in recent years, with many creators and filmmakers attempting to modernize these iconic characters through live-action remakes. These efforts are ostensibly under the guise of having more diversity, representation, and female empowerment. I believe that the approach taken by the studio has taken on a sexist note.


This discussion is crucial because it highlights the delicate balance between updating these beloved characters and inadvertently reinforcing harmful gender stereotypes. In this essay, we will explore the complexities surrounding the rewriting of Disney princesses and why it can sometimes be seen as a little sexist, despite good intentions.


The Problem with Rewriting Classic Disney Princesses


The act of rewriting classic Disney princesses can, paradoxically, be seen as sexist due to the unintended consequences it often carries. While the goal is typically to empower and diversify female characters, it can inadvertently devalue traditional female attributes in favor of traditional male values.


While Disney has many live-action movies (and remakes) under its belt, I’ll focus on the princess movies. At this point, those are Cinderella, Maleficent, Beauty and the Beast, Aladdin, Mulan, and The Little Mermaid.  My intention isn’t to critique the movies, but rather the characters being rewritten to fit new narratives.


The Good and The Bad


I thoroughly enjoyed the Cinderella remake, with Lily James delivering a portrayal that stayed faithful to the original story while injecting fresh elements into the character. Cinderella's character, in particular, closely resembled, if not mirrored, the beloved princess from the 1950 classic. The core values embodied by the original princess shone through in this new iteration, and the expanded backstory, which delved deeper into the tragedy of her parents' demise, lent even greater emotional resonance to the narrative.


Much like my sentiments about the Cinderella remake, I could express similar sentiments regarding Maleficent. While not strictly a remake, it rather serves as a captivating villain origin story. I found that it enriched the character of Maleficent as well as offered new dimensions to Aurora's character.


In Maleficent, the intricate exploration of Maleficent's backstory allowed for a deeper understanding of her motivations and inner complexities, transforming her from a one-dimensional villain into a multifaceted character. Angelina Jolie's portrayal brought an intriguing depth to the character, making her both formidable and sympathetic.


Furthermore, Aurora's character also received fresh layers in this reimagining. Her evolving relationship with Maleficent, from fear to understanding and ultimately to a unique bond, provided a more intricate and engaging dynamic between the two characters.


Beauty and the Beast's 2017 rendition initially piqued my interest, driven by nostalgia for Belle and my admiration for Emma Watson. However, upon closer inspection, it became clear that the attempts to enrich the characters left much to be desired. While Watson's portrayal of Belle was commendable, the broader character development fell short. Although the film introduced backstories and motivations, they lacked the emotional depth needed to connect with the audience. Belle's past, for instance, was touched upon but didn't deeply impact her character development.


Aladdin faced even greater challenges in its attempt to enrich the storyline. While there was a clear intention to develop Jasmine's character, it seemed that the filmmakers lost sight of the fact that she is not the central protagonist; the movie is titled Aladdin, after all. The film's gender equality message, while well-intentioned, sometimes felt heavy-handed, detracting from its overall strength.


Then there's Mulan. In the original, it's Mulan's love for her father that compels her to take his place in the army. She's not a skilled warrior, but her bravery shines through. However, in the remake, it appears she's portrayed as a superhuman, which undermines the emotional depth of her decision to risk her life for her father. Plus, for whatever reason they took away beloved characters to make Mulan more independent, and in the process took away from her humanity.


As for The Little Mermaid remake, I approached it with a mix of anticipation and trepidation. The original animated film holds a special place in many hearts, and I was curious to see how it would be reimagined. However, my initial enthusiasm gave way to disappointment as the remake struggled to capture the essence of what made the original so beloved.


The character development in the remake felt lacking, with crucial facets of Ariel's growth seeming rushed and underdeveloped. Despite occasional bright moments, the film struggled to rekindle the enchantment and allure of the original, evoking a sense of nostalgia for the animated classic.


The Devaluation of Traditional Female Attributes


When classic Disney princesses are reimagined, traditional female attributes such as kindness, empathy, and nurturing are frequently sidelined in favor of traditionally male attributes like strength and dominance. This shift can be damaging, especially for young girls who are taught implicitly that these traditionally female qualities are less valuable than their male counterparts.


For instance, if a character like Cinderella was rewritten to be fiercely dominant and physically strong, the message conveyed is that traditional feminine attributes are weak or undesirable. This undermines the idea that strength can manifest in various forms, including emotional resilience and compassion. By favoring traditionally male values over female ones, we risk perpetuating the age-old stereotype that traditionally male attributes are inherently superior.


The Importance of Embracing Traditional Female Attributes


It is crucial to recognize the importance of embracing traditional female attributes and not devaluing them. These attributes, such as kindness, empathy, and nurturing, are not weaknesses but strengths in their own right. They can be just as vital as traditionally male attributes and offer a unique perspective on life and relationships.


Furthermore, embracing these traditional female attributes can benefit both men and women. Compassion and empathy, for example, are essential for building healthy relationships and fostering a more empathetic society. Recognizing that strength can be found in qualities traditionally associated with women allows for a more inclusive and balanced view of gender roles.


Conclusion and Takeaway


The desire to rewrite classic Disney princesses may be, partially, well-intentioned. The general idea is to make the characters more independent and empowered, with the hope that they'll serve as role models for young girls. However, it's essential to recognize that Disney has already introduced several characters who embody these qualities without requiring a major overhaul.


Characters like Merida from Brave are prime examples. She defies traditional gender roles by excelling in archery and actively participating in a competition for her own hand in marriage. Merida's fierce determination and self-reliance make her a compelling role model for young viewers.


Similarly, Tiana from The Princess and the Frog is a testament to hard work, ambition, and determination. Her lifelong dream of opening a restaurant is driven by her tireless efforts and resilience, inspiring young girls to pursue their aspirations with unwavering dedication.


Furthermore, the recently introduced character Maribel from Encanto showcases a different facet of empowerment. Her ability to question and redefine her family's expectations demonstrates that strength comes in many forms, and individuality should be celebrated.


It's crucial to acknowledge the importance of reevaluating and adapting characters to reflect changing societal values. Disney has, in fact, introduced a diverse range of princesses who embody independence and empowerment. Instead of altering the classic Disney princesses, we might consider accepting them as they are and appreciate the timeless values they represent, such as kindness, compassion, and empathy.


Rather than rewriting the classics, our focus should shift towards elevating and celebrating these established characters while also creating new ones that break stereotypes and empower young girls in innovative and inspiring ways. This approach allows for a rich tapestry of characters that can resonate with a broader range of audiences, both honoring tradition and embracing progress.


Thursday, September 21, 2023

The Reality of the Suffragette Movement in Mexico: Struggles and Triumphs

It was in October 1953 when the reform to Article 34 of the Constitution was enacted, granting women the right to vote at the federal level. This has undoubtedly been one of the great triumphs of the various feminist movements in the country. The suffragette movement in Mexico, which emerged at the end of the 19th century and the beginning of the 20th century, represents a fundamental chapter in the history of the women's rights struggle in the country. Mexico was one of the lagging countries in granting this right; in Latin America, it was one of the last, along with Colombia, Honduras, Nicaragua, Peru, and Paraguay.


The Beginning of the Movement

During the Mexican Revolution, prominent figures such as Hermila Galindo and Dolores Jiménez y Muro excelled in both the suffrage and revolutionary movements, advocating for a social transformation that included gender equality. Their participation and activism at that time laid the foundation for future feminist movements in Mexico, marking a milestone in the history of feminism in the country. The issue gained prominence in post-revolutionary Mexico, as indicated by the three petitions received by the Constituent Congress of Querétaro on the subject.


Of course, as there were supporters, there were also opponents. For example, teacher Inés Malváez believed that "their activity would yield better results if it focused on educational and welfare works, avoiding involvement in the political world, which was filled with vices and capable of corrupting the morality attributed to women, who were considered noble and elevated spirits due to their maternal vocation."


Some states granted the right at the state level long before the country as a whole. Beginning with San Luis Potosí in 1923 and Tabasco and Chiapas, both in 1925.


Challenges Faced by Suffragettes

Suffragettes in Mexico faced a series of significant challenges in their quest for the right to vote and gender equality. In a deeply rooted context of traditional gender norms, women who joined the suffrage movement encountered strong opposition from both the government and society at large. Women's access to politics and voting was viewed with skepticism by conservative sectors, who believed that a woman's place was exclusively in the home. Furthermore, suffragettes experienced harassment and repression, often facing physical and verbal violence from opponents. This resistance did not deter the suffragettes but rather strengthened their determination in the fight for gender equality. Despite these obstacles, they persevered in their path to justice and equality, leaving a lasting legacy in the history of Mexico and the women's rights movement.


In addition to opposition and violence, suffragettes also faced institutional challenges. The laws of the time did not recognize women as citizens with full rights, which hindered their participation in political and electoral processes. Changing these discriminatory laws and achieving significant reforms in legislation was a monumental task. Suffragettes had to mobilize not only to change mindsets in society but also to influence the legal and political system.


The lack of support from some feminist sectors also represented an internal obstacle in the Mexican suffrage movement. Some prominent women of the time, despite their commitment to gender equality, were reluctant to support the fight for women's suffrage, believing that there were other priorities. This division within the feminist movement sometimes weakened cohesion and the political pressure capacity of the suffragettes.


Despite all these challenges, Mexican suffragettes demonstrated unwavering determination and a deep commitment to the cause. Their perseverance and courage paved the way for the advancement of women's rights in Mexico and laid the foundation for future feminist struggles in the country. Their tireless efforts were crucial in achieving significant progress in gender equality and women's political participation in Mexico.


Achievements of the Movement

The suffrage movement in Mexico achieved notable successes throughout its arduous struggle. One of the most significant milestones occurred in 1947 when Mexican women finally gained the right to vote in municipal and state elections. This victory marked a momentous point in the history of women's rights in Mexico, allowing women to actively participate in political life and contribute to decision-making at the local and state levels.


In addition to suffrage, suffragettes also advocated for reforms in other areas, such as access to education and gender equality in the workplace. Their efforts significantly raised public awareness about the importance of gender equality and laid the groundwork for future advancements in legislation and equal opportunities for women in the country. The achievements of the suffrage movement not only transformed the status of women in Mexican society but also inspired generations of women to continue fighting for gender equality.


Legacy of the Suffrage Movement

The influence of the Mexican suffrage movement extended beyond the political realm. The organization, solidarity, and passion demonstrated by suffragettes became a role model for subsequent feminist struggles in the country. These brave women set a precedent for peaceful and persistent resistance, which applied to various areas of women's lives, from seeking equality in education and employment to the eradication of gender-based violence.


The legacy of the suffrage movement in Mexico endures to this day. The struggle for gender equality continues, and the lessons learned from suffragettes, such as the importance of organization and perseverance, remain relevant. Women in Mexico have made significant advances in terms of political participation and civil rights, but there is still work to be done to achieve full equality.


The Mexican suffrage movement also served as a model and a source of inspiration for subsequent feminist struggles in the country. The achievements of Mexican suffragettes paved the way for future progress in pursuing a more just and egalitarian society for all, regardless of gender.


As the legacy of the suffrage movement endures, it also reminds us that the fight for gender equality is an ongoing process. Although significant progress has been made in Mexico and around the world, challenges and inequalities persist. In honor of Mexican suffragettes and all women who have fought for equality, we must continue working together to create a society where all people, regardless of their gender, have equal opportunities and rights. The suffrage movement inspires us to persevere in this tireless pursuit of a more just and inclusive society.


Conclusion

The suffrage movement in Mexico represents an essential part of the history of the struggle for women's rights in the country. Despite overwhelming challenges, Mexican suffragettes demonstrated exceptional courage and determination in pursuing gender equality. Their achievements, including the right to vote, marked fundamental milestones in the transformation of Mexican society and women's active participation in politics.


The coming year will give us the opportunity to exercise the hard-fought right to vote. And as far as we can tell, the decision will be between two women. However, let us remember that as much as there is to be done in the Mexican feminist struggle, there are still women in the world who do not have access to education, protection against gender violence, and other basic rights. It will only be this October, seventy years after the enactment of the reform that granted this right in Mexico, that women will vote for the first time in Vatican City, and hopefully, this will be followed by further progress.

La Realidad del Movimiento Sufragista en México: Luchas y Triunfos

Victoria Pedraza | 8/9/2023

Fue en octubre de 1953 que se promulgó la reforma al artículo 34 constitucional, que otorgó el voto a las mujeres de forma federal. Este ha sido, sin duda, uno de los grandes triunfos de los diferentes movimientos feministas en el país.  El movimiento sufragista en México, que surgió a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, representa un capítulo fundamental en la historia de la lucha por los derechos de las mujeres en el país. México fue uno de los países rezagados en otorgar este derecho, en América latina fue uno de los últimos, junto con Colombia, Honduras, Nicaragua, Perú y Paraguay.



El Comienzo del Movimiento

Durante la Revolución Mexicana, destacadas figuras como Hermila Galindo y Dolores Jiménez y Muro se destacaron tanto en el movimiento sufragista como en el ámbito revolucionario, abogando por una transformación social que incluyera la igualdad de género. Su participación y activismo en ese momento sentaron las bases para futuras luchas feministas en México, marcando un hito en la historia del feminismo en el país. El tema cobró importancia en el México posrevolucionario, indicado por las tres peticiones que el Congreso Constituyente de Querétaro recibió al respecto. 


Por supuesto, así como había gente a favor, también había gente en contra. Por ejemplo, la profesora Inés Malváez, consideraba que “su actividad daría mejores frutos si se centraba en obras educativas y asistenciales, evitando involucrarse en el mundo de la política, plagado de vicios y capaz de corromper la moralidad atribuida a las mujeres, quienes eran consideradas como espíritus nobles y elevados, debido a su vocación maternal.”


Hubo estados que otorgaron el derecho a nivel estatal mucho antes que el país en general. Empezando por San Luis Potosí en 1923 y Tabasco y Chiapas, ambos en 1925.


Desafíos Enfrentados por las Sufragistas

Las sufragistas en México enfrentaron una serie de desafíos significativos en su búsqueda del derecho al voto y la igualdad de género. En un contexto profundamente arraigado en las normas tradicionales de género, las mujeres que se unieron al movimiento sufragista se encontraron con una fuerte oposición tanto por parte del gobierno como de la sociedad en general. El acceso de las mujeres a la política y el voto era visto con escepticismo por sectores conservadores que consideraban que el lugar de la mujer estaba exclusivamente en el hogar. Además, las sufragistas experimentaron hostigamiento y represión, a menudo enfrentando violencia física y verbal por parte de opositores. Esta resistencia no disuadió a las sufragistas, sino que fortaleció su determinación en la lucha por la igualdad de género. A pesar de estos obstáculos, perseveraron en su camino hacia la justicia y la igualdad, dejando un legado duradero en la historia de México y la lucha por los derechos de las mujeres.


Además de la oposición y la violencia, las sufragistas también se enfrentaron a desafíos institucionales. Las leyes de la época no reconocían a las mujeres como ciudadanas con plenos derechos, lo que obstaculizaba su participación en procesos políticos y electorales. La lucha por cambiar estas leyes discriminatorias y lograr reformas significativas en la legislación era una tarea monumental. Las sufragistas tuvieron que movilizarse no solo para cambiar las mentalidades en la sociedad, sino también para influir en el sistema legal y político.


La falta de apoyo de algunos sectores feministas también representó un obstáculo interno en el movimiento sufragista mexicano. Algunas mujeres prominentes de la época, a pesar de su compromiso con la igualdad de género, se mostraron reticentes a respaldar la lucha por el sufragio femenino, considerando que había otras prioridades. Esta división dentro del movimiento feminista a veces debilitó la cohesión y la capacidad de presión política de las sufragistas.


A pesar de todos estos desafíos, las sufragistas mexicanas demostraron una inquebrantable determinación y un profundo compromiso con la causa. Su perseverancia y valentía allanaron el camino para el avance de los derechos de las mujeres en México y sentaron las bases para futuras luchas feministas en el país. Sus esfuerzos incansables fueron fundamentales para lograr avances significativos en la igualdad de género y en la participación política de las mujeres en México.


Logros del Movimiento

El movimiento sufragista en México cosechó logros notables a lo largo de su ardua lucha. Uno de los hitos más significativos ocurrió en 1947, cuando las mujeres mexicanas finalmente obtuvieron el derecho al voto en elecciones municipales y estatales. Esta victoria marcó un momento trascendental en la historia de los derechos de las mujeres en México, ya que les permitió participar activamente en la vida política y contribuir a la toma de decisiones a nivel local y estatal. 


Además del sufragio, las sufragistas también presionaron por reformas en otros ámbitos, como el acceso a la educación y la igualdad en el ámbito laboral. Sus esfuerzos contribuyeron significativamente a aumentar la conciencia pública sobre la importancia de la igualdad de género y sentaron las bases para futuros avances en la legislación y la igualdad de oportunidades para las mujeres en el país. Los logros del movimiento sufragista no solo transformaron la posición de las mujeres en la sociedad mexicana, sino que también inspiraron a generaciones posteriores de mujeres a seguir luchando por la igualdad de género.

Legado del Movimiento Sufragista

La influencia del movimiento sufragista mexicano no se limitó únicamente al ámbito político. La organización, la solidaridad y la pasión demostradas por las sufragistas se convirtieron en un modelo a seguir para las luchas feministas posteriores en el país. Estas valientes mujeres establecieron un precedente de resistencia pacífica y constante, que se aplicó a diversas áreas de la vida de las mujeres, desde la búsqueda de igualdad en la educación y el empleo hasta la erradicación de la violencia de género.


El legado del movimiento sufragista en México perdura hasta el día de hoy. La lucha por la igualdad de género continúa, y las lecciones aprendidas de las sufragistas, como la importancia de la organización y la perseverancia, siguen siendo relevantes. Las mujeres de México han avanzado significativamente en términos de participación política y derechos civiles, pero queda trabajo por hacer para alcanzar una igualdad completa.


El movimiento sufragista mexicano trasciende las páginas de la historia y  también sirvió como un modelo y fuente de inspiración para luchas feministas posteriores en el país. Los logros de las sufragistas mexicanas allanaron el camino para futuros avances en la búsqueda de una sociedad más justa e igualitaria para todas las personas, independientemente de su género.


A medida que el legado del movimiento sufragista perdura, también nos recuerda que la lucha por la igualdad de género es un proceso continuo. Aunque se han logrado avances significativos en México y en todo el mundo, persisten desafíos y desigualdades. En honor a las sufragistas mexicanas y a todas las mujeres que han luchado por la igualdad, debemos seguir trabajando juntos para crear una sociedad en la que todas las personas, independientemente de su género, tengan igualdad de oportunidades y derechos. El movimiento sufragista nos inspira a seguir adelante en esta búsqueda incansable de una sociedad más justa e inclusiva.


Conclusión

El movimiento sufragista en México representa una parte esencial de la historia de la lucha por los derechos de las mujeres en el país. A pesar de los desafíos abrumadores, las sufragistas mexicanas demostraron una valentía y determinación excepcionales en su búsqueda de igualdad de género. Sus logros, incluido el derecho al voto,  marcaron hitos fundamentales en la transformación de la sociedad mexicana y la participación activa de las mujeres en la política.


El legado de las sufragistas mexicanas perdura hasta el día de hoy, inspirando a generaciones posteriores de mujeres y hombres a continuar la lucha por la igualdad. Las lecciones aprendidas de su perseverancia, organización y concienciación siguen siendo relevantes en la búsqueda de una sociedad más justa e inclusiva.


Es esencial recordar y valorar las contribuciones de las sufragistas mexicanas, reconociendo que sus esfuerzos allanaron el camino hacia una mayor igualdad de género en México y en todo el mundo. A medida que continuamos la lucha por la igualdad de género, debemos honrar su legado y trabajar juntos para construir un futuro más equitativo y justo para todas las personas, independientemente de su género.


El año que entra tendremos la oportunidad de ejercer el tan peleado derecho al voto. Y todo parece indicar que la decisión estará entre dos mujeres. Recordemos, sin embargo, que por mucho que haya por hacer en la lucha feminista mexicana, todavía hay mujeres en el mundo que no tienen acceso a la educación, protección sobre violencia de género, y otros derechos básicos. Será apenas este octubre, setenta años después de la promulgación de la reforma que otorgó este derecho en México, que por primera vez votaran mujeres en la Ciudad del Vaticano, y ojalá a este le sigan otros avances.

Monday, September 18, 2023

Cómo la Película Arruinó a Anne Eliot: Desahogo

Victoria Pedraza | 9/6/2023


Bien. La vi por segunda y última vez. Nunca más.


Pocos autores han dejado una marca tan perdurable como Jane Austen. Sus novelas son atemporales, llenas de personajes memorables y perspicaces comentarios sobre la sociedad. Una de sus obras menos conocidas, "Persuasión," cuenta la historia de Anne Eliot, un personaje cuya profundidad y desarrollo son inigualables. Es un libro más lento que sus obras más populares; Anne es de alguna manera mucho más tranquila que personajes como Elizabeth Bennet o Emma. De manera similar, el interés amoroso de Anne, el Capitán Wentworth, es más un personaje de fondo que el Sr. Darcy o el Sr. Knightley, y hay algo en su comportamiento que es casi vengativo, lo que lo hace menos simpático como personaje.


Tal vez por eso la adaptación de 2022 no sabe muy bien qué hacer con ella; mantenerse fiel al material original puede ser una tarea desafiante. Aun así, no sé si se molestaron siquiera en leer el libro antes de escribir el guion. En esta publicación de blog, profundizaremos en cómo la adaptación cinematográfica de "Persuasión" logró alterar y, en última instancia, arruinar el personaje de Anne Eliot. Solo para aclarar, esto es puramente sobre el personaje de Anne, no criticaré la película en sí (que es mala), me quejaré de las rupturas de la cuarta pared (¡no es Fleabag!), o hablaré de las muchas anacronías (¿cómo está escuchando música en su habitación si los gramófonos aún no se han inventado?).


El Personaje de Anne Eliot en el Libro

Anne Eliot, la protagonista de "Persuasión" de Jane Austen, es un personaje de notable complejidad. Se destaca por su marcado contraste con los personajes vibrantes y a menudo frívolos que pueblan el mundo de Austen. En cambio, es reservada y sacrificada. Sus fortalezas residen en su inteligencia, su sentido del deber y su lealtad inquebrantable hacia su a menudo indeseable familia. Sin embargo, Anne también posee debilidades, como su tendencia a dejar que otros influyan en sus decisiones y su renuencia a ser asertiva..


Honestamente, quizás sea el personaje de Austen con el que más me identifico. Por mucho que desee ser una Lizzy Bennet, en su mayoría soy una Anne Eliot. Tal vez por eso me molesta tanto que hayan destrozado al personaje hasta hacerlo completamente irreconocible, como si un tipo de heroína más tranquila simplemente no se considerará lo suficientemente interesante.


A lo largo de la novela, los lectores son testigos del crecimiento de Anne a medida que gana confianza y finalmente decide defenderse y construir la vida que desea vivir. Su evolución es un testimonio de la habilidad de Austen en el desarrollo de personajes, ya que Anne aprende a confiar en su propio juicio y a perseguir su propia felicidad.


La Historia

"Persuasión" es una novela de Jane Austen, publicada póstumamente en 1817. Cuenta la historia de Anne Elliot, una mujer sensata e inteligente. La novela está ambientada en la Inglaterra de principios del siglo XIX y gira en torno a temas como el amor, la clase social y las expectativas sociales.


La historia comienza con Anne viviendo con su egoísta y vano padre, Sir Walter Elliot, y su hermana mayor Elizabeth, en circunstancias económicas precarias. Los Elliot son una familia aristocrática que ha caído en desgracia debido a su gasto extravagante. Anne, a diferencia de su familia, es práctica y responsable.


Ocho años antes de los eventos de la novela, Anne estaba comprometida con Frederick Wentworth, un oficial naval con quien estaba profundamente enamorada. Sin embargo, bajo la presión de su familia y de su amiga cercana, Lady Russell, Anne rompió el compromiso, persuadida de que era su deber casarse con alguien adinerado.


La novela sigue la vida de Anne cuando se encuentra nuevamente con el Capitán Wentworth cuando él regresa como un capitán exitoso y adinerado. En este punto, las tornas han cambiado; la familia de Anne ha perdido la mayor parte de su dinero y Anne misma ahora tiene casi treinta años y aún está soltera (¡horror!), mientras que el Capitán Wentworth ha hecho una fortuna en el mar, es respetado y apuesto.


"Persuasión" es una historia de segundas oportunidades, arrepentimientos y el duradero poder del amor. Explora la idea de que el verdadero amor puede resistir la prueba del tiempo y las presiones sociales. A medida que Anne Elliot y el Capitán Wentworth luchan con sus sentimientos y las consecuencias de sus arrepentimientos pasados, la novela ofrece un rico retrato del desarrollo de personajes y la crítica social típica de las obras de Jane Austen.


La Adaptación Cinematográfica

Este es fácilmente el libro más serio de Austen, no se supone que sea una comedia romántica, y, sin embargo, así es exactamente cómo se trata. Cuando el libro tiene un momento serio, la película recurre a la comedia. La relación de Anne con su familia no se supone que sea divertida, sino triste.


Si bien las adaptaciones cinematográficas pueden presentar las obras de Austen a nuevas audiencias, a menudo enfrentan el desafío de condensar narrativas complejas y personajes multidimensionales en un período de tiempo limitado. En el caso de "Persuasión," la adaptación cinematográfica luchó por capturar a Anne Eliot.


Comparar el personaje de Anne en el libro y en la película revela diferencias significativas. En la película, Anne se retrata como un personaje más asertivo y seguro de sí mismo desde el principio, careciendo de la reserva inicial y la autoduda que hacen que su arco de personaje sea tan convincente en la novela. Esto no solo es diferente en la película, sino que afecta la efectividad de su arco de personaje porque su crecimiento es mucho menos pronunciado y su viaje hacia el autodescubrimiento se siente apresurado.


Anne en la película es ingeniosa, segura de sí misma y amante del vino, mientras que en el libro Anne es muy introvertida, insegura y muy madura y serena. Se siente como un personaje completamente diferente.


Estos cambios en el personaje de Anne tienen un efecto dominó en la historia misma. La sutileza de la transformación de Anne y la lenta reavivación de su romance con el Capitán Wentworth, un elemento clave de la novela, se pierde en la adaptación cinematográfica. Como resultado, la profundidad emocional y el impacto de su reunión se ven disminuidos. Si ella está "soltera y prosperando", ¿por qué nos importaría cuando deje de estar soltera? Minimiza la fuerza emocional de la relación. La Anne del libro está más resignada a su vida que cualquier otra cosa, no necesariamente quiere casarse (ni siquiera considera al Sr. Eliot, mientras que la Anne de la película sí lo hace), pero aún lamenta su oportunidad perdida con el Capitán Wentworth. La mayor parte de su crecimiento como personaje proviene de aprender a defenderse, especialmente frente a su padre y su hermana, mientras que la Anne de la película no le importa en absoluto lo que piensen de ella y, por lo tanto, no tiene nada que aprender allí.


Las Consecuencias de los Cambios

Las alteraciones al personaje de Anne Eliot tienen consecuencias significativas para la historia en general. Al presentar a Anne como un personaje más asertivo desde el principio, la película pierde la oportunidad de un profundo desarrollo de personaje. El crecimiento de Anne, que es central para los temas de la novela, se minimiza, y su viaje se vuelve menos inspirador.


Además, los cambios en el personaje de Anne afectan los temas de la novela. "Persuasión" de Austen explora temas como el amor, el arrepentimiento y las segundas oportunidades. La transformación personal de Anne y su reavivado romance con el Capitán Wentworth sirven como poderosos símbolos de estos temas. Sin embargo, la adaptación cinematográfica no logra capturar la profundidad y la complejidad de estos temas debido a sus alteraciones al personaje de Anne.


Lección

La adaptación cinematográfica de "Persuasión" no logra capturar la esencia del personaje de Anne Eliot y los temas que hacen de la novela de Jane Austen un clásico atemporal. En mi opinión, no es una adaptación en absoluto, sino una reescritura innecesaria. Si bien las adaptaciones pueden presentar nuevas audiencias a historias queridas, es esencial que los cineastas se mantengan fieles al material original y respeten la profundidad y complejidad de los personajes creados por el autor original.


Para ilustrar mi punto, toma una de mis citas favoritas del libro, completamente destruida por la película:


"No podría haber dos corazones tan abiertos, gustos tan similares, sentimientos tan en unísono, semblantes tan amados. Ahora son como extraños; incluso peor que extraños, porque nunca podrán llegar a conocerse. Es un alejamiento perpetuo".


Y la versión de la película:


"Ahora somos extraños. Peor que extraños. Somos exes.".


Ni hablar del hecho de que la Inglaterra de la Regencia ni siquiera habría usado la frase "exes", toman el hermoso sentimiento de cómo Anne siente que el Capitán Wentworth es el amor de su vida y que ha perdido toda oportunidad de conocerlo nuevamente y lo convierte en un caption de Instagram incómodo que podría escribir alguien de doce años y pensar que es interesante.


Si realmente quieres apreciar el personaje de Anne Eliot y la belleza de "Persuasión", te animo a hacer lo que los realizadores de esta película no hicieron y leer el libro. Las palabras de Austen permiten a los lectores sumergirse en el mundo de Anne y experimentar su crecimiento y transformación de primera mano. En última instancia, es un recordatorio de que, a veces, la palabra escrita es la mejor manera de explorar las profundidades del alma de un personaje.


Explorando el feminismo a través de la obra de Teresa de la Parra

Victoria Pedraza | 2/15/2024 En el ámbito de la literatura, ciertas figuras destacan no solo por su destreza literaria, sino también por su ...

Contact Form

Name

Email *

Message *